Cesión a la pierna

El movimiento denominado cesión a la pierna es un término ecuestre con el que se denomina un ejercicio que se utiliza en la doma de un caballo. Con este ejercicio se busca que el caballo se mueva de lado con un ligero contrapliegue o contraincurvado (la incurvación siempre es alrededor de la pierna exterior).

Ceder a la pierna Doma clásica

La cesión a la pierna es un ejercicio que se puede realizar a los tres aires (paso, trote y galope). La mejor manera de enseñar el ejercicio al caballo es comenzando al paso y, una vez que lo domine, podremos pasar a los dos aires que nos quedan ya que es una gimnasia agotadora al comienzo, que proporciona un gran tono muscular y flexibilidad, por lo que debemos conceder  frecuentes descansos y tener paciencia.

La incurvación adecuada para el ejercicio ha de ser ligeramente contraria al sentido de la marcha. Un buen truco es poder observar levemente el ojo y el ollar interior del caballo. Es un ejercicio de lateralización fundamental para el caballo joven junto con la espalda adentro.

Se ha de prestar especial atención en posicionar al caballo paralelo a los lados largos de la pista y llevar alineadas espaldas y caderas.

Cesión a la pierna ceder doma clásica (ilustración)

El ejercicio se realiza colocando la pierna exterior apoyada junto a la cincha (es la que controla la velocidad del movimiento). La pierna interior se coloca ligeramente detrás de la cincha. La rienda exterior es la que demanda la incurvación (ligeramente abierta) mientras que la rienda interior se apoya sobre el cuello del caballo y se encarga de mantener el ritmo impidiendo que el caballo se precipite. Durante todo el movimiento cargaremos nuestro peso ligeramente hacia la dirección contraria al movimiento.

Una vez colocadas todas las ayudas, empujamos con la pierna exterior (sin golpear ni dar patadas) de forma constante en la cincha para desplazar el caballo hacia el lado del movimiento.

Durante el galope, en vez de empujar constantemente con la pierna interior hay que hacerlo de forma intermitente cuando el caballo está en suspensión. Es un pequeño empujón cada vez que el caballo está en el aire.

Ceder a la pierna Doma Clásica (movimiento)

El error más frecuente en este ejercicio es que el caballo olvide los posteriores. En este caso, el caballo avanza pero no de manera paralela a los lados largos de la pista. Con ello, el caballo realiza el mínimo esfuerzo siendo más cómodo para él puesto que se ejercita menos.

Del mismo modo, no hay que permitir la precipitación del caballo en el movimiento. Algunos caballos, cuando aprenden el ejercicio, aceleran el ritmo para concluir cuanto antes y así descansar. Para prevenirlo, hay que transmitir tranquilidad, no agotarlos en exceso y no finalizar de repente.

Durante la cesión a la pierna lo más importante es controlar la espalda del caballo mientras el caballo avanza paralelamente al lado largo de la pista y con una incurvación adecuada. Para ello tendremos que conseguir que el caballo avance más hacia delante que hacia un lado.