Limpieza y cuidados de nuestro caballo

¿Es necesaria una buena limpieza del caballo?. Sí, es una tarea muy importante y necesaria. Mantener una buena higiene y limpieza ayudará a nuestro caballo a evitar ciertas infecciones y enfermedades. Además, tendrá una mejor presencia y estará más guapo.

¿Qué hemos de hacer para mantener limpio a nuestro caballo?.

limpieza-caballo

Para mantener limpio a nuestro caballo lo mejor es seguir una rutina de limpieza. Esta rutina es aconsejable llevarla a cabo fuera del box del caballo, de esta manera toda la suciedad que saquemos no se queda en la cama donde tantas horas está metido.

Lo primero que debemos hacer es sacar al caballo del box y atarle en un lugar tranquilo.

Comenzaremos utilizando la rasqueta (que puede ser de goma o de metal). Empezamos desde la parte delantera del caballo hasta la grupa, incluyendo las patas. Con la rasqueta en la mano derecha apoyamos la mano libre sobre el caballo para que éste sepa por donde vamos así estará tranquilo y no le sorprendemos en ningún momento. Con la rasqueta realizaremos movimientos circulares para levantar el pelo y poder sacar bien la suciedad.

Después pasaremos al cepillado. Para ello utilizaremos un cepillo de raíces o un cepillo duro que tengamos para quitar la suciedad que hemos sacado con la rasqueta. Evitaremos las zonas sensibles del caballo como son la cara, la tripa y los genitales, para esas zonas utilizamos un cepillo más blando o un paño para no hacerle daño.

Para finalizar esta tarea, si queremos que nuestro caballo luzca más aún, le pasreamos un paño por todo el cuerpo para darle brillo a su pelaje.

A continuación necesitaremos un cepillo para las crines y la cola. Antes de empezar a cepillar las crines utilizamos un abrillantador suavizante que nos ayudará a quitar muchos enredones. Cogeremos el cepillo con la mano derecha sujetando la cola con la mano izquierda. Poco a poco vamos soltando mechones de pelo y los vamos cepillando de arriba a abajo. Cuando ese mechón este listo, soltaremos otro mechón más y repetiremos el proceso hasta que toda la cola esté completamente cepillada y limpia. Con las crines haremos exactamente el mismo procedimiento.

cepillar-cola-caballo

Para finalizar la rutina sólo nos queda limpiar los cascos tanto antes como después de montar, así nos aseguraremos que los cascos siempre están limpios. Esta tarea es muy importante para evitar problemas en la ranilla y el casco.  Para poder limpiar los cascos correctamente y en profundidad necesitaremos un escarbacascos.

Sujetaremos el casco que vamos a limpiar con la mano izquierda, que será la que esté más cerca del caballo) y con la mano derecha, que será la que esté más lejos del caballo, limpiaremos el casco haciendo un movimiento en forma de “V” de arriba abajo. Debemos tener cuidado con la ranilla ya que es una zona sensible del caballo. Si seguimos está posición (nuestra espalda hacia la cara del caballo y nosotros mirando hacia la grupa con el hombro tocando al caballo) nos aseguramos de que el éste no pueda golpearnos.

Limpiar-cascos-caballo

Una vez que hayamos terminado de limpiar, procederemos a engrasar los cascos para protegerlos y fortalecerlos. Los cascos hay que nutrirlos para que no se agrieten y sean resistentes. Con la grasa de color negra garantizaremos una correcta hidratación y cuidado del casco. Si necesitáramos una mayor nutrición o los cascos de nuestro caballo fueran más delicados usaríamos la grasa de color verde.

pomada-cascos-caballo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *